Reseña ¿Y TÚ QUÉ HARÍAS SI...? de Lena Valenti


Sinopsis:


EL AMOR SE CUIDA O SE ROMPE DE NO USARLO
Por encima de los no debería, más allá de las promesas que juramos nunca romper, existe la necesidad de luchar contra la infidelidad.
Un matrimonio apagado. Una mujer desdichada. Una invitación inesperada.
Uno cree que nunca haría nada, hasta que le llega la oportunidad de hacerlo.
¿Y tú que harías si...?



Reseña:


¿Y TÚ QUÉ HARÍAS SI...? es una novela con tintes eróticos y románticos en el que leemos la historia de los últimos días del matrimonio de Olivia y Zac. Él es un periodista que decidió dejar su empleo para dedicarse a escribir y lleva desde entonces viviendo a expensas del esfuerzo de su mujer, que es quien se ocupa de él, de su perro, de la casa y de dirigir la empresa de su familia. Liv está agotada de vivir sola, su matrimonio es inexistente. Han fracasado como pareja y ya no se comunican (hay días que ni se ven, Zac no sale de su buhardilla donde se encierra a escribir). Tanto Zac como Liv se casaron enamorados, sintiéndose las medias naranjas el uno de la otra, pero la monotonía y el absorbente trabajo de escritor novel los distanció, hasta tal punto de no sentir lo mismo. Zac en su entusiasmo dejó de lado a su mujer y sus necesidades, sumergiéndose en su propia historia y olvidándose de todo lo demás. Livi cansada del abandono que vivía decidió divorciarse de Zac una vez que terminara su novela. Pero ella ya no creía en sus palabras y dudaba que algún día le pusiera fin a su libro. Siempre promesas vacías, olvidos imperdonables, dejadez y egoísmo. Pero cuando menos lo esperaba apareció un admirador secreto con una propuesta. El desconocido le envió un caro regalo con una tarjeta donde la invitaba a una suite de un hotel. Desconcertada fue al encuentro para rechazar el regalo (pues era una mujer casada y no podía aceptar una estilográfica tan cara de un millonario desconocido, pero él fue insistente proponiéndole pasar dos semanas con encuentros de no más de dos horas con ciertas reglas: ella se dejaría llevar y hacer por él mientras estuviera privada de visión (siempre estaría obligada a llevar una venda en los ojos que no le permitiría ver, bajo ningún concepto, el aspecto físico de su amante). En ese momento no aceptó pero al llegar a casa y escuchar una conversación telefónica de su marido y creyendo que Zac tenía una amante decidió vivir la aventura de tener un affaire con Sair. Una relación que momento a momento, beso a beso, caricia a caricia, la llevaba al autodescubrimiento, se dejaba llevar y vivía. Vivió con Sair todo aquello que llevaba siglos sin disfrutar con Zac. Mientras más se separaba de Zac, más se acercaba a Sair, por quien empezaba a tener fuertes sentimientos (llegando incluso a dudar de ser capaz de amar y sentirse amada por otro hombre después de él). Pero al final las cosas no son como parecen y Olivia descubre muy tarde las mentiras que la rodean, se siente engañada, devastada, insignificante y dolida, por no haber sido parte de la vida del que un día fue su mejor amigo, su amante y su marido. El fin del amor es duro para ellos pues los últimos días han sido muy intensos y han descubierto muchas cosas: Zac que fue muy confiado en dar las cosas por hecho y Olivia descubrió que se había enamorado sin saberlo de la persona que la hizo infeliz por desamor. Qué ironía tenía el fin de su aventura, ella se había enamorado dos veces de la misma persona y en dos ocasiones el mismo hombre le había roto el corazón.


El final queda abierto para una posible segunda parte de la historia. Esta autora me encanta pero esta historia no me ha enganchado como esperaba.


Puntuación: 6

0 comentarios:

Publicar un comentario