Reseña NO ENTRABAS EN MIS PLANES de Anna García


Sinopsis:


Livy. 35 años. Divorciada. Hija pre-adolescente rebelde. Hijo sordo de nacimiento. Nuevo trabajo. Nueva casa. Nueva ciudad. Su vida es lo suficientemente complicada como para enredarse en una relación.
Aaron. 37 años. Soltero. Teniente de policía del SWAT de Nueva York. Mujeriego empedernido. Acostumbrado a liarse con quien quiere y donde quiere. Tiene la vida que quiere y no está dispuesto a complicársela con una relación seria.
Sus vidas se cruzan una noche en una discoteca. Un encuentro casual en los baños que acabará volviéndose algo más íntimo en el almacén del local. Ninguno de los dos busca nada más, así que, aunque la química es innegable, se despiden sin lanzarse promesas que no están dispuestos a cumplir. Pero el destino quiere que se vuelvan a encontrar, más pronto de lo que ellos se imaginan, y con más asiduidad de la que su poder de autocontrol puede soportar.
Aaron no entraba en los planes de Livy. Livy no entraba en los planes de Chris. Chris no entraba en los planes de Max. Max no entraba en los planes de Bono. Bono no entraba en los planes de Lexy. Lexy no entraba en los planes de Aaron...
¿Se enfrentará Livy a sus miedos y se convencerá de que puede ser de nuevo feliz al lado de alguien? ¿Será Aaron capaz de renunciar a su vida sin preocupaciones para sumergirse en una relación algo complicada? ¿Serán capaces de hacer encajar todas las piezas y amoldarse los unos a los otros? ¿Serán Aaron y Livy capaces de luchar por su felicidad a pesar de que su relación no entrara en sus planes?



Reseña:


NO ENTRABAS EN MIS PLANES es una novela sobresaliente que tiene un poco de todo: sexo, romance, presiones familiares, dudas, celos, ex-marido que busca reconciliación, aborto, separación de los enamorados porque anteponen los intereses de sus hijos a su amor, ......


Livy es la nueva capitana de los SWAT de Nueva York porque el anterior se ha jubilado. Ella acaba de trasladarse a la ciudad con sus dos hijos, está recién divorciada y su hermana la anima a pasar una noche de juerga antes de empezar a trabajar. Lo que no sabía Livy en ese momento es que su vida cambiaría para siempre al cruzarse en los baños de un bar con Aaron, teniente del mismo equipo de policías que dirige Livy (por lo que son jefa - subordinado). Aaron es un atractivo hombre acostumbrado a pasar noches de pasión sin compromisos hasta que su jefa lo descoloca con su indiferencia. La atracción de la pareja es innegable, pero en esos días la vida se complica para ambos.


La sordera e inadaptación de Max, el hijo de Livy, empieza a desvanecerse debido a la presencia de Aaron en su vida ya que aumenta la comunicación del niño con el resto del mundo. Ambos han conectado desde el minuto uno y tienen una relación envidiable. Livy no sabe cómo agradecer a Aaron por los progresos que experimenta Max. Lexy, la hija mayor de Livy, está cegada y empecinada a regresar con su padre pues no entiende el motivo que llevó a su madre a divorciarse.  También aparece de la nada Chris, un hijo que Aaron desconocía que tenía. Chris es un adolescente que ha perdido recientemente a su madre y ha de adaptarse a la vida de su progenitor.


Juntos, Livy y Aaron, harán frente a todas las adversidades que se les presentan en los primeros días de su relación, en los que se esfuerzan en mantener lo suyo en secreto pero que no surten efecto ya que todo el mundo sabe que salen juntos capitana y teniente. A pesar de que su relación de pareja va como la seda, ya que el uno en el otro han encontrado todo aquello que alguna vez desearon y que nunca pensaron encontrar, no consiguen conciliar vida laboral, con la familiar y la amorosa. Anteponen los deseos e intereses de sus hijos a los suyos propios y rompen su relación justo cuando Livy sufre un aborto. Aaron ante la imposibilidad de ver a diario a la mujer que ama sin tenerla a su lado prefiere dejar el trabajo que adora para intentar olvidarla.


La separación y la distancia no les hacen dejar de quererse, además que sus hijos serán quienes de una manera u otra conseguirán que los adultos vuelvan a sonreír y darse una nueva oportunidad. Cuando se reconcilian, aunque con concesiones y sacrificios, todos consiguen que las cosas fluyan y se conviertan en la familia que desean ser.


Os recomiendo leer esta estupenda novela porque con sus páginas llenas de vida, pasión, lujuria, cotidianiedad, amistad, amor, celos, separaciones, peleas, distancias, dramas, reconciliaciones, humor, risas, lágrimas, ...... disfrutaréis de principio a fin. La autora ha escrito una obra que engancha, contada con un lenguaje ameno y distendido, con diálogos divertidos y ha creado unos personajes entrañables. Sobretodo, he de destacar a Max, un niño que me ha hecho reír con sus ocurrencias y sensibilidad.


Puntuación: 8.5

0 comentarios:

Publicar un comentario