Reseña PERDIDA EN TI (ERES MI ADICCIÓN 2) de Laurelin Paige



Sinopsis:


Alayna Withers solo ha tenido un tipo de relación: la que la convierte en una persona obsesiva y acosadora. Ahora que Hudson Pierce la ha dejado entrar en su corazón está decidida a construir unos cimientos que se basen en algo más que un sexo increíble. Pero ambos guardan secretos que los empujan hacia la desconfianza.


Alayna acude a la única persona que mejor conoce a Hudson: Celia, la mujer con la que estuvo a punto de casarse. Alayna establecerá con ella un vínculo que irá demasiado lejos y que conducirá a la revelación de secretos sobre Hudson que podrían acabar con su amor para siempre.


Esta es la primera relación en la que Alayna no ha entrado en una espiral descontrolada. Y, aun así, podría perder a Hudson.



Reseña:


PERDIDA EN TI es el segundo libro de la trilogía ERES MI ADICCIÓN donde continuamos leyendo la historia de amor entre Alayna y Hudson. El libro empieza cuando Alayna llega al apartamento de Hudson (justo donde quedó la terminación del primer libro), piso que no ha pisado ninguna mujer (salvo Celia, que fue quien lo decoró). Alayna debido a su pasado obsesivo y sus inseguridades (y siguiendo el consejo de Celia) le oculta a Hudson ciertas cosas. Ahí comienza a tejerse un lío del que Alayna será víctima, que no sólo la dañará porque todos duden de una recaída en las conductas de acoso de su pasado si no que Hudson no confía en ella, no la cree. Alayna no sabe qué hacer, ella no es culpable de nada. En esta ocasión, ha sido la arpía de Celia la que le ha colocado una trampa en la que cayó inocentemente. Al parecer las conductas manipuladoras no son exclusivas de Hudson. La pareja se separa a causa de un viaje de negocios de Hudson, tiempo que ambos utilizarán para reflexionar sobre el futuro de su relación. Pero a los pocos días ambos están perdidos sin la presencia del otro. A ellos no les une sólo el sexo, también los sentimientos y la conexión tan especial que mantienen.


Cuando Alayna y Hudson se reencuentran de una forma sorpresiva y romántica para ella, se dicen:


—¿Estamos… bien?


—No me voy a rendir, si es eso lo que preguntas. Estoy perdida sin ti. Búscame, Hudson.


—Ya te he encontrado.


Puntuación: 6

0 comentarios:

Publicar un comentario