Reseña TENSIÓN SEXUAL ENTRE TÚ Y YO de Cristina Merenciano Navarro


Sinopsis:


Eva es una madre separada que comparte piso con Diego. Desde el día en el que fue a hacer la entrevista para compartir piso le dejó claro que necesitaba vivir con alguien porque su trabajo de policía le obligaba a tener unos horarios incompatibles con la educación de Oliver, su pequeño de cuatro años, y que por ello necesitaba un compañero que estuviera en casa para cuidarlo cuando ella no estuviera. Diego se quedó pasmado. Era él quien estaba haciendo la entrevista y llegaba ella poniendo condiciones ¿pretendía que fuera su niñera? Pues sí, eso precisamente. Él ni siquiera sabía si le gustaban los críos y sin embargo aceptó ayudar a esa chica que no conocía de nada.
Hija de madre soltera, fue la consecuencia de una violación y siempre pensó que su madre veía en ella el dolor que le había causado Juan Beltrán cuando apenas tenía diecinueve años. Beltrán quedó suelto por falta de pruebas y Eva se prometió a sí misma, cuando tuvo uso de razón y su madre se lo contó todo, que se convertiría en policía y no permitiría que ningún criminal quedara suelto.
TENSIÓN SEXUAL ENTRE TÚ Y YO es la historia de Eva, una policía, madre separada de un padre que pasa de su hijo, deseosa de tener una relación que le vaya bien y que sin embargo parece tener un cartel en la frente que diga: Mercancía defectuosa. Nadie quiere comprometerse con una mujer separada y con un hijo, el paquete los incluye a los dos y quien la quiera a ella la tiene que querer junto con Oliver. Cuando conozca a Jorge, un padre amoroso de una niña de dos años, Eva pensará que él sí es capaz de entenderla puesto que está en su misma situación. ¿Será así? ¿Encontrará el amor que ansía?
Además, un pederasta al que detuvo hace más de cinco años y que mandó a la cárcel ha salido y está dispuesto a vengarse de ella.




Reseña:


TENSIÓN SEXUAL ENTRE TÚ Y YO es una novela romántica en la que leemos cómo el roce hace el cariño, aunque Eva, la exigente nueva inquilina de Diego ya contaba con la atracción que él sentía hacia ella. Eva es una mujer separada, madre de Oliver (un niño de cuatro años) y policía, por lo que al instalarse en el piso de Diego le exigió a éste estar pendiente de recoger o llevar a su hijo al colegio, de cuidarlo mientras ella estuviera trabajando y ocuparse de todo lo que el niño pudiera necesitar ... egoístamente sin pensar en la responsabilidad y obligación que ese cargo suponía, trabajo que Diego hacía gustoso pues conectó bien con el crío y adaptaba sus propios quehaceres a los horarios de sus inquilinos. La convivencia hizo crecer el cariño en una y deseo en el otro, pero ambos silenciaban sus pensamientos. Él tenía que callar que ella desperdiciara su tiempo con gilipollas que no la valoraban y ella aceptaba, hasta que las circunstancias propiciaron un encuentro que ninguno quiso frenar y entonces la tensión sexual existente entre los dos quedó resuelta. Cuando ella se dio cuenta de que aquello era amor y no sexo, decidió dejar el piso y llegó el momento de la confesión. Y cuando los dos se sinceraron comenzó su historia en común, pues ambos querían una relación seria y un futuro juntos.


Diálogo entre Eva y Diego:


— Tú… ¿me amas?
— Desde el día que entraste por la puerta exigiendo que alguien cuidara de tu hijo. Llevo un año haciendo de hermano mayor, conviviendo contigo intentando ganarme tu confianza, tu cariño, soportando que gilipollas como Jorge te menospreciaran sabiendo lo especial que eres. Eva, yo no quiero compartir piso contigo, yo quiero vivir contigo.


Puntuación: 5

0 comentarios:

Publicar un comentario