Reseña EL ORIGEN DEL DESEO (CRÓNICAS DEL TEMPLO 1) de Noelia Amarillo


Sinopsis:


Karol, testigo y narrador de esta serie de novelas, disfruta del sexo de una manera un tanto peculiar y por
eso será él quien nos introducirá en el Templo del Deseo, donde todas las fantasías secretas y los deseos más reprimidos encuentran su lugar.

La primera entrega de la serie está protagonizada por Eberhard, quien no se atrevía a expresar sus deseos más que dos únicos días al año. Y uno de esos dos días de uno de esos años, Sofía tuvo la suerte de toparse con él.

Él es distinto de todas las personas que ella haya conocido. Está enamorado, confundido y asustado, todo por culpa de una fantasía que es una obsesión; una obsesión de la que reniega. Sin embargo Sofía disfruta demasiado con los deseos de los demás como para consentir que él no la haga partícipe del suyo. Así que averigua que las fantasías de Eberhard están íntimamente relacionadas con… ¿De verdad quieres saberlo?



Reseña:


Noelia Amarillo nos adentra en un mundo distinto al que podemos leer en otra novela erótica, pues "Crónicas del Templo: El origen del deseo" es distinta en muchas cosas: por las motivaciones, peculiares diversiones de los personajes, de lo especial que son los escenarios donde se desarrolla la historia y por el tipo de atracción sexual de los protagonistas. El que parece llevar el peso de la trama es Karol (un polaco extravagante muy particular, ferviente seguidor del onanismo y que tiene muy desarrollado el sentido del olfato, capaz de discernir la excitación de quienes le rodean e incluso de qué tipo). Una incógnita que quizá averigüemos en las siguientes entregas es por qué le pagaron para que abandonase su país.


Eberhard está casado con Sofía pero desde su adolescencia se ve arrastrado a hacer un viaje de un par de días a Italia para desatar su obsesión. Cuando Karol y Eberhard se conocen sienten afinidad por sus "especiales" gustos sexuales. Karol los define como: "Personas con una singularidad que les hacia especiales: su capacidad, o necesidad, de estimularse sexualmente por medios distintos a los convencionales". 


"En el oscuro mundo de las perversiones sexuales el testarudo alemán (refiriéndose a Eberhard) era especial. Estaba enamorado, algo poco frecuente y eso le excitaba. Mucho. Y también le causaba envidia. Mucha. Una envidia sana y reverente, pero envidia al fin y al cabo". 


Karol no es una persona de tener amigos pero la afinidad y empatía que siente por Eberhard le hace intentar que éste entre en razón y le confiese a su pareja su secreto, sin vergüenza, con sinceridad. "¿Debes arriesgarte a perder aquello que más amas por culpa de tus secretos o es preferible callar para siempre y vivir en la mentira?


Gracias a la ayuda prestada por Karol, Eberhard acaba aceptándose tal y como es y por tanto, anima a Karol a ser su amigo, por haberlo comprendido, animado y apoyado cuando más lo necesitaba, cuando más perdido y desesperado andaba. Y Eberhard le dice a Karol: "No me has comprado. Me has abierto los ojos, obligándome a aceptar que mis fantasías no son la aberración que yo pensaba. Me has instado a confesarle a Sofía lo que escondía en mi interior, y, cuando no lo he hecho, has insistido una y otra vez hasta hacerme entender que no hay nada que deba ocultarle". "Has comprado mi amistad con respeto y paciencia, con palabras crueles y desafíos .... Tu soledad ha terminado, aquí y ahora. Soy tu amigo". 


Reflexión de Karol en referencia al Templo: "He construido una enorme casa para los amigos que siempre me negué a tener y, sobre ella, una torre de piedra en la que vivir aislado de todo lo que no me permito desear". 


Puntuación: 6

0 comentarios:

Publicar un comentario